La hija única

¿Qué significa ser madre?

La hija única de Guadalupe Nettel, abre esta pregunta desde la primera página: nos cuenta la historia de diferentes mujeres y su relación con la maternidad. Laura, la narradora, nos adentra un poco en su vida: conocemos a su mejor amiga Alina y a su vecina Doris. Laura relata el embarazo de Alina, la cual, a los ocho meses de gestación, recibe la noticia que su hija no sobrevivirá al parto. A su vez conocemos el día a día de Doris, una madre soltera con un hijo con problemas de comportamiento.

La autora aborda de una manera increíble el duelo, el dolor y la frustración. Su escritura es sencilla, pero no deja de ser profunda: las emociones son reales y palpables. Nettel es, sin duda, una de las mejores escritoras latinoamericanas contemporáneas: no solo por su narrativa, sino también por su abordaje de tópicos sensibles, íntimos, de una manera simple y honesta. Su cuarta novela, La hija única nos muestra vínculos femeninos acompañado de un análisis sobre el “deber ser” de las mujeres. ¿Cómo mira el mundo a una mujer que decide no tener hijos nunca en su vida? ¿Cómo se transitan los trastornos y enfermedades mentales en la maternidad? El relato indaga estas cuestiones, abriendo una conversación muy necesaria.

El mundo nos hizo creer que la maternidad debería ser deseada, y que con el amor de nuestros corazones gestar y tener un hije sería fácil. Esta novela desmiente estas afirmaciones, abriendo el panorama hacia distintos puntos de vista. Desmiente las ideas tradicionales sobre la familia, la amistad, el amor y el deseo, pero no demasiado, para también dejarlas a interpretación de la o el lector. La hija única es una novela que recomendaría a todas las mujeres que tengo a mi alrededor.

Por: Matilde Néspolo.

Arte: Vanina Arce.