Dicen que tuve un bebé

En Argentina, en el año 1886, se sancionó una ley que penaliza todos los casos de aborto, sin excepción alguna. Si bien esta ley fue modificándose con los años, hasta el día de hoy, las mujeres van presas por abortos espontáneos. 

Dicen que tuve un bebé es un libro escrito por María Lina Carrera, Natalia Saralegui Ferrante y Gloria Orrego-Hoyos, tres abogadas feministas, que reunieron historias de mujeres que fueron encarceladas por perder un embarazo. Las protagonistas, en general provenientes de pueblos rurales con escaso acceso a la educación. Fueron olvidadas por el Estado desde la infancia y ceñidas a un rol: hacerse cargo de las tareas del hogar. Recién fueron recordadas cuando luego de haber parido solas en sus casas, no supieron qué hacer con ese bebé que nació muerto; o sentadas en el inodoro se enteraron que estaban embarazadas en el momento que rompieron bolsa. Los jueces decidieron adjudicarles a las imputadas una “total indiferencia respecto de las pautas de la naturaleza que imponen la preservación de la especie humana”.  Las mujeres son transformadas en culpables, asesinas; se las acusa de abandono de persona. ¿Pero no fueron ellas abandonadas? 

La justicia usa como argumento en sus acusaciones las emociones de las mujeres: si estaban tristes, calladas, o se mostraban indiferentes. A lo largo del proceso judicial, se las juzga por no haber actuado como “buena madre”, por no tener instinto maternal. Al mismo tiempo, dejan de lado sus declaraciones y desestiman hechos empíricos como los estudios correspondientes realizados a los bebés para determinar la causa de muerte. Un par de personas, jueces y abogados determinan su destino, siempre bajo la premisa de que la mujer está hecha para ser madre, y debe saber qué hacer en todo momento. 

Dicen que tuve un bebé recopila investigaciones judiciales, notas periodísticas y entrevistas a las mujeres de cada caso, dando como resultado estas páginas que revelan un sistema judicial y de salud que se rige bajo estereotipos de género y clase. Un libro necesario para conocer cómo el patriarcado se mueve  entre las instituciones que deberían cuidarnos y defendernos.

Por Camila Miranda De Marzi

Arte: Van Arce