Hijas, de Lucy Fricke



“—¿Qué se supone que va a ser esto?-pregunté—. ¿Thelma y Louise?
—Ellas eran jóvenes, sexies y estaban oprimidas —dijo Martha—. Miranos un poquito, ni siquiera estamos oprimidas
“.

En este diálogo Fricke nos pinta el sarcasmo y la honestidad de dos amigas, Betty y Martha, que por más de veinte años comparten y atestiguan los vaivenes de sus vidas.
Atravesadas por la crisis de la mitad de la vida, una intenta quedar embarazada, y la otra va tras los pasos de las ex parejas de su madre, para intentar reconstruir una figura paterna. Pero ambos planes se ven interrumpidos cuando Martha se ve obligada a llevar a su padre, Kurt -un viejo manipulador-  a cumplir con su último pedido: morir en un hospicio en Suiza.
Este viaje delirante convierte a la novela en una especie de road movie, que arrastra a los personajes a ahondar en sus miserias a veces con ironía, otras veces con pesar, pero siempre con la seguridad de que las protagonistas se tienen una a la otra.
Los diálogos son uno de los grandes soportes de la trama; la autora se permite cuestionar con un sarcasmo y un humor hilarante temáticas como la maternidad, el paso del tiempo, la muerte y la propia decadencia de sus protagonistas. Fricke se anima incluso a discurrir acerca de la escritura, poniendo en las voces de sus personajes no solo las problemáticas de este arte, sino también los efectos de ese latido que se oculta debajo de la trama, y pregunta: sobre qué vas a escribir “cuando descubrís que la burbuja en la que vivís puede explotar de un momento a otro”.
Betty y Martha no son Thelma y Louise pero, como ellas, también son víctimas de la paradoja destinal: ser las madres de sus madres, las que vienen a romper con lo establecido por el árbol y, sobre todo, las que tienen que salirse de los bordes para encontrar un camino.
Lucy Fricke construye un texto que nos hace reír hasta las lágrimas y, al mismo tiempo, revela los tesoros escondidos en la miseria humana.
Hijas es la historia de un viaje con múltiples destinos, pero una sola llegada: la amistad, una que no representa otra cosa más que “creer en la otra cuando a esta le faltaban las fuerzas para hacerlo”.

Por Lala Sosa
Arte: Van Arce

Las hijas de Lucy Fricke fue traducido por María Tellechea y publicado por Odelia Editora.

.